“De acuerdo a los estudios, cada año, a partir de los 30, empezamos a perder un promedio de 1% del colageno en nuestro cuerpo.”

El envejecimiento y el estilo de vida afectan directamente varios procesos metabólicos, incluida la capacidad de nuestro cuerpo de sintetizar nuevas proteínas, incluido el colágeno. 

Según el Centro de Nutrición y Ciencia de los Alimentos de la Universidad de McGill, nuestro cuerpo tiene que compensar absolutamente con los alimentos los aminoácidos esenciales cuando no puede sintetizar nuevas proteínas

También se menciona que si nuestro cuerpo está bajo estrés, debido a lesiones o problemas degenerativos relacionados con el envejecimiento, necesitaría aún más aminoácidos de lo normal.

Desafortunadamente, los efectos del envejecimiento, incluida una disminución en la síntesis de proteínas de colágeno, aparecen cuando somos muy jóvenes. Si analizamos los estudios disponibles, esta disminución comienza a los 30 años a un promedio de 1% por año. Este fenómeno crea una reducción de funciones en todos nuestros tejidos y órganos y una pérdida de resistencia, elasticidad y flexibilidad.
 

Esta reduccion del colageno en nuestro cuerpo califica a corto o mediano plazo una serie de reacciones que para la mayoría de nosotros surgen de la siguiente manera:
 

• Arrugas y arrugas finas
• Falta de tono
• Rigidez
• rigidez articular y muscular
• Curación más lenta de las heridas
• Fatiga más frecuente 

“Genacol estimula la producción de Colágeno, en la piel, reduce el dolor de la artritis y el reumatismo, regenera el cartílago y los ligamentos, aumenta el tono y la masa muscular y mucho más”