“El peso seco de cada pared de tendones está compuesto de más de 95% de colágeno.

Los extremos de los tendones, que son las partes más sólidas, están compuestas casi totalmente de colágeno, hasta 99%. Las propiedades y funciones de nuestros tendones dependen directamente de la arquitectura y calidad de las fi bras de colágeno. Los tendones sirven de apoyo esencial en el movimiento articular. Las múltiples funciones de los tendones consisten en unir los músculos a los huesos, en unir y estabilizar las articulaciones del esqueleto y en transmitir la fuerza muscular a las piezas óseas. Los tendones también les permiten a los músculos mantenerse a una distancia óptima de la articulación. Desafortunadamente, la disminución de colágeno durante el envejecimiento debilita la región en donde los tendones están unidos al hueso, lo que crea una zona más frágil que con frecuencia es la causa de muchas lesiones. Por ejemplo, un problema común como la tendinitis o tendinosis se relaciona con frecuencia a una falta de colágeno.

Otro ejemplo de una enfermedad relacionada con los tendones es la bursitis. La bursitis es la infl amación de las bolsas sinoviales, pequeñas bolsas llenas de líquido que les permiten a los músculos deslizarse fácilmente sobre otros músculos y huesos. Cuando nos lastimamos una articulación o tendón, o cuando los utilizamos demasiado, estas bolsas se infl aman causando dolor, rojez y ardor. Las personas que sufren de bursitis sienten dolor, sensibilidad y rigidez cerca del área afectada. Según un estudio realizado en Japón en el 2004, la utilización de hidrolisato de colágeno ayuda a mejorar las propiedades mecánicas de los tendones.

  • Estimula la producción de Colágeno en los huesos y la piel,
  • Aumenta el tono y la masa muscular.
  • Regenera el cartílago, los ligamentos, y los tendones.
  • Reduce el dolor de la artritis y el reumatismo,
Daniel Aguiar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *